Cómo degustar cerveza

Servir

Para servir correctamente una cerveza es importante que se forme la corona de espuma. Muchas cervezas artesanas contienen menor gasificación que las industriales y la formación de espuma es menor, por lo que al servirla en ocasiones es necesario elevar la botella para que al aumentar la altura la espuma se forme con mayor facilidad.
Podemos inclinar el vaso 45º y servirla elevando la botella lo suficiente para que rompa la espuma.
Recordamos que las cervezas artesanas suelen llevar un poso de levadura en el fondo de la botella. Si no queremos beber ese poso (aunque es inofensivo, hace que la cerveza sea más turbia y a veces aporta un aroma más fuerte a levadura) debemos servirla con cuidado y en un solo tiempo para que no se remueva el fondo. En las cervezas de trigo es habitual remover el fondo pues las levaduras utilizadas aportan interesantes aromas en estas cervezas.

Agitar

Remueve tu cerveza dentro del vaso, con suavidad. Esto sacará todos sus aromas, los ligeros matices. Se puede sujetar la copa desde la base y realizando un ligero movimiento en círculo airear la cerveza. De este modo los compuestos volátiles encerrados en las burbujas saldrán y se podrán detectar mayor cantidad de aromas. Este proceso desgasifica el líquido, por lo que si no queremos una cerveza sin burbuja tampoco conviene pasarse.

Oler

El 90-95% de lo que experimentas al degustar ocurre a través del olfato. Inspira a través de la nariz un par de veces rápidas, después con la boca abierta, después inspira con la boca sólamente (la nariz y la boca están conectadas en la experiencia). Deja que el olfato te guíe. Agitas varias veces si lo necesitas, y asegurate de estar en un lugar en el que no haya aromas predominantes.
Los aromas presentes en la cerveza provienen de los ingredientes utilizados y del proceso de fermentación.
-De los cereales malteados normalmente obtendremos aromas a tostado, caramelo, café, cacao, galleta, regaliz, toffee, etc.
-De los lúpulos provienen aromas cítricos, afrutados, herbáceos, florales y resinosos, entre otros.
-De las levaduras se obtienen algunos aromas como por ejemplo a especias, pan, tierra, queso..

Mirar

Esta fase no se suele considerar demasiado importante en las catas de cerveza, pero siempre conviene fijarse en algunos aspectos como el color, formación y tamaño de espuma, presencia de partículas, etc.

Probar

Esta fase se puede dividir en tres partes: entrada en boca, paso por boca y retrogusto.
Además, son muchos los aspectos que podemos detectar, como el cuerpo, textura, carbonatación, duración del sabor, etc.
En boca obtendremos habitualmente lo siguientes sabores:
-De los cereales malteados: Dulces (el malteado hace que se obtengan azúcares) y en cervezas oscuras amargos debido al tueste del cereal.
-De los lúpulos: amargor (el lúpulo contiene ácidos alfa que confieren amargor a la cerveza, que se mide en IBUs –International Bitterness Units- siendo la escala de 0 a 100 unidades de amargor). A veces también aporta ligeros toques ácidos.
-De las levaduras: Ácidos

servir

agitar

oler

mirar

probar